Volver a todos los artículos

15 de noviembre de 2022 - 6 minutes

Has cometido un error en el trabajo... ¿Y ahora qué?

Cometer errores es normal, la clave está en cómo los gestionas...

Ironhack

Carreras

Se comenten errores constantemente. ¿Pero por qué nos sentimos tan mal cuando pasa? ¿Tiene que ser así? Aquí tienes una miniguía para hacerte con el control de tus errores e incluso sacarles partido. Verás que puedes salir airoso de un error e incluso aprender cosas útiles para tu trabajo. ¡Empecemos!

Acabas de cometer tu primer error. ¿Y ahora qué?

Acaba de llegar el paquete. Lo abres a toda prisa, con ansia por ver lo bonitas que son las tazas y las botellas de agua con el logotipo de la empresa para los nuevos empleados. Y, entonces, te das cuenta de que olvidaste enviar a la imprenta el nuevo logotipo y el nuevo color de la marca. Son 500 los obsequios, se ha acabado todo el presupuesto del año y tienes que informar a tu jefe del error. Estás a punto de desmayarte, sudas sin parar y no te sale la voz. ¿Qué deberías hacer?

Mientras estás en la máquina de café, le cuentas lo que te ha pasado a una compañera desarrolladora. Ella te cuenta que ha cometido un error de código que ha roto la infraestructura de JavaScript de uno de los clientes, que aún no se ha dado cuenta, y que no puede arreglarlo.

Ambos os dais cuenta de que un error (incluso con consecuencias graves)  lo puede cometer cualquiera. Cualquier persona. Lo relativizáis y os decís que no trabajáis ni en un hospital ni en la zona de refrigeración de una central nuclear. 

Para lidiar con un error, lo primero es dar un paso atrás y mantener la calma, no importa lo pequeño o grande que sea. Respira hondo y piensa en buscar una solución. ¿Qué puedes hacer para solucionar el problema? Si reconoces el error y propones una solución de inmediato, tu jefe no debería reprochártelo durante mucho tiempo.

¿Por qué es importante no ocultar los errores?

Confesarlo o no confesarlo, esa es la cuestión... En realidad, no tendría que ser un dilema shakespeariano. Como un bumerán, tu pequeña o gran mentira se puede volver contra ti si ocultas el error. Vivirás con una espada de Damocles sobre la cabeza y no quieres eso, ¿verdad?  ¡Mejor ármate de valor y cuéntaselo a todos tus jefes! 

¿Cómo lo cuentas de la forma más apropiada?

- Explícate con claridad y pide ayuda. 

➤ «He cometido un error y me gustaría hablarte de ello para que lo sepas y podamos solucionarlo juntos».

- Di que vienes con el problema y con la solución. 

➤ «Sé que esto no debería haber pasado, pero te voy a plantear dos formas que se me han ocurrido para solucionarlo». 

- Resume el error. 

➤ «En resumen, yo... ha tenido estas consecuencias... etc.». 

- Elabora tu discurso de manera concisa pero precisa, proporcionando solo los detalles importantes. 

- Propón las soluciones en las que has pensado. 

- Muéstrate humilde y tranquilo, y presta atención a la reacción de tu jefe. Puedes decir que lo sientes o explicar el origen del error, pero no te esfuerces demasiado por limpiar tu nombre o justificarte. Esta postura seguramente hará que tu jefe sienta más empatía.

Una buena empresa te permite cometer errores

Tanto una buena empresa como un buen líder son conscientes de que los errores forman parte de los procesos. Pero también tienen sus límites, y hay que cometer errores de la manera correcta... Aquí van tres consejos que te ayudarán a cometer errores con estilo y a sacar el máximo partido de ellos (para ti y para los demás).

  1. Reconoce tu error

El estrés que conlleva haberse equivocado puede llevar a cualquiera a ponerse a la defensiva, a justificarse o incluso a mostrarse desleal o agresivo.

Evita estos comportamientos tan habituales y asume tu error con la mente fría y manteniendo la compostura. 

Esta actitud madura te convertirá en un profesional mucho más digno de confianza. Tus jefes también se sentirán más tranquilos al ver que asumes tu responsabilidad y mantienes la cabeza fría. Esto servirá para iniciar la discusión que tendrás sobre cómo solucionar lo que has hecho.

2. No cometas el mismo error dos veces

La clave para cometer errores con éxito es demostrar que aprendes de ellos. 

Uno de mis jefes solía decir que podía cometer todos los errores que quisiera, pero nunca de la misma manera. Y tenía razón. 

Errar es de humanos y algunos errores son inevitables. Aquí lo importante es entender cómo se produjeron y por qué para no volver a repetirlos. 

Pensando en los dos ejemplos del principio de este artículo, podemos elaborar una lista de verificación antes de enviar el briefing a la imprenta y así garantizar que la próxima vez no se nos olviden los elementos gráficos. Además, el desarrollador puede contar con compañeros con experiencia para solucionar el error en las instalaciones del cliente y crear un equipo para que no se vuelva a repetir. 

Aquí tienes tres consejos de eficacia probada que demuestran que se aprende de los errores: 

- Haz cambios en el proceso que te llevó a cometer un error para asegurarte de que no vuelva a suceder.

- Fórmate en lo que no supiste hacer y que te hizo equivocarte. 

- Cuenta cuáles fueron los motivos de tu error a tus compañeros para evitar que otros se encuentren en la misma situación desafortunada.

3. Realiza un análisis posterior del error

En una empresa, es importante compartir las lecciones aprendidas de los errores. Se consiguen varias cosas: 

- Que todos entiendan cómo se produjo el error. ¿Fue debido al cansancio? ¿Por falta de atención en un momento dado? ¿Los registros de la empresa eran confusos? 

- Que el equipo elabore un plan para asegurarse de que el error no se vuelva a repetir. 

Hay varias formas de hacerlo: 

- Una simple nota por correo electrónico o en una red social de la empresa (Slack...)

- En la documentación interna de la empresa, por ejemplo, creando una subpágina de Notion en un proyecto. 

- En una reunión en la que tienes algo de tiempo para hablar del asunto. 

- Dando una miniconferencia delante de los compañeros durante la pausa para el almuerzo, si ha sido un error importante. 

Hablar de tu error con el equipo o incluso con toda la empresa es algo que impresiona la primera vez. Son los profesionales con más recorrido los que mejor lo hacen y es una marca indiscutible de madurez profesional. Y si confías en nuestra dilatada experiencia en el trabajo, a la larga solo conseguirás más respeto. 

En pocas palabras 

Es como un círculo vicioso... Cometemos más errores cuando sufrimos de estrés en el trabajo y admitirlos nos somete a mucha presión. Reconocer los errores es la mejor solución para hacer que el ambiente en la oficina sea más tranquilo. Esperamos que estos consejos te ayuden a creer en la gestión de los errores, ya sean grandes o pequeños.

Artículos Relacionados

¿Listo para unirte?

Más de 10.000 personas que han cambiado de profesión y emprendedores han iniciado su carrera en la industria tecnológica con los bootcamps de Ironhack. Comienza tu nuevo viaje profesional y únete a la revolución tecnológica.