Bootcamp + Curso gratis de IA - Más información!
Volver a todos los artículos

16 de junio de 2023 - 8 minutes

Ejemplos reales de inteligencia artificial

No se limita a los robots ni a las casas parlantes: la IA está en todas partes.

Ironhack - Changing The Future of Tech Education

Inteligencia Artificial

Puede que la IA te parezca un concepto lejano que solo es relevante para personas que trabajan con robots. Es normal, su uso ha crecido exponencialmente en los últimos años y ha penetrado tanto en nuestra vida diaria que casi nos olvidamos de que está ahí. Al fin y al cabo, cuando pensamos en “inteligencia artificial”, nos vienen a la cabeza ChatGPT o el aprendizaje automático en vez de cosas más sencillas como los filtros de spam del correo electrónico o las recomendaciones de Netflix. 

Lo cierto es que la IA nos rodea en todo momento y de más formas de las que podamos imaginar. Si incluyéramos todas las maneras en que la IA está presente en nuestra vida diaria, este artículo sería muy largo. Por ello, vamos a dividirlo en categorías. Sin embargo, primero vamos a explicar qué es la IA, cuál es su origen y qué nos deparará en el futuro. 

¿Qué es la inteligencia artificial?

Parece un concepto difícil de entender, pero nada más lejos de la realidad: es la simulación de la inteligencia humana por parte de los ordenadores. Esto significa que, con limitaciones, las máquinas con IA pueden imitar los comportamientos o la inteligencia de los humanos para ayudarnos a automatizar tareas, tomar decisiones y analizar grandes cantidades de datos. Suena un poco aburrido, pero la IA se ha expandido mucho más allá del simple cribado de datos y la toma de decisiones empresariales hasta convertirse en algo que todos usamos todos los días. 

¿Cómo funciona la inteligencia artificial?

Las herramientas de inteligencia artificial requieren una programación y un desarrollo especiales. Además, no funcionan con un lenguaje de programación específico, sino que este varía según la tarea. Para ponerla en marcha, los ingenieros de IA deben alimentar el sistema con grandes cantidades de datos. Solo después de procesarlos, el sistema es capaz de usar lo aprendido para tomar decisiones fundamentadas. 

El chatbot de la web de una tienda, por ejemplo, recibe información sobre políticas de devolución, detalles de envío y datos de contacto para ahorrar un valioso tiempo que los vendedores pueden dedicar a hablar con los clientes. Al programar una herramienta de IA, se destacan cuatro áreas:

  • Aprendizaje: las herramientas de IA funcionan con algoritmos que le indican cómo utilizar los datos que reciben y cómo completar la tarea solicitada.

  • Razonamiento: en el caso de herramientas de IA avanzadas con distintos fines, el razonamiento les permite implementar la función correcta para cada situación específica.

  • Autocorrección: las herramientas de IA que pueden recordar experiencias pasadas y evolucionar tienen la capacidad de autocorregirse, mejorar continuamente y ofrecer mejores resultados.

  • Creatividad: este es el uso más popular y divertido de la IA; permite que las herramientas de IA sean capaces de crear texto, sonidos o imágenes nuevos basados en las entradas del usuario. 

¿Cuáles son los orígenes de la inteligencia artificial?

Durante años, la literatura ha estado plagada de historias sobre robots o aparatos que pensaban y actuaban como los humanos, pero, hasta hace poco, la IA no se parecía mucho a la de la ficción. En los años 50, cuando la IA llamó realmente la atención de los científicos, los ordenadores eran extremadamente caros y no estaban al alcance de todo el mundo, así que la investigación independiente era casi una utopía. A lo largo de las siguientes décadas, varios científicos y agencias gubernamentales intentaron fomentar la investigación con IA, pero no fue hasta finales del siglo XX que los ordenadores tuvieron la capacidad y la difusión suficientes como para asumir este desafío.

En los últimos años, ese uso de la IA se ha disparado y, ahora, forma una parte integral de nuestra vida diaria. Aunque te cueste creerlo, hablamos muy en serio: la inteligencia artificial está en todas partes.

Ejemplos reales de inteligencia artificial 

La inteligencia artificial es, de algún modo, algo con lo que interactuamos cada día. Para demostrarlo y probar que la IA no va a hacer más que evolucionar y crecer, hemos recopilado ocho de nuestros ejemplos favoritos de IA de la vida real. ¡Veámoslos! 

Cuentas de redes sociales 

¿Alguna vez has pensado que el móvil te escucha? Si eres usuario de redes sociales, ¡es más que probable! Aunque pienses que, de hecho, oye tus conversaciones, el motivo por el que te da esa sensación es mucho más sencillo: inteligencia artificial. A través de herramientas de IA, los sitios web pueden realizar un seguimiento del comportamiento del usuario para sugerirle contenido acorde a sus gustos. Gracias a ellas, disfruta de una experiencia de usuario personalizada que le muestra anuncios, contenido y material similar al que ha consumido en el pasado. 

Por si fuera poco, las herramientas de inteligencia artificial han evolucionado para ofrecer aún más funciones, como eliminar u ocultar comentarios ofensivos o marcar contenido considerado erróneo. 

Asistentes digitales 

Uno de los mayores triunfos de la IA es la capacidad de realizar tareas humanas básicas, como establecer recordatorios o encender/apagar y automatizar luces para facilitar la vida de las personas y regalarles algo de tiempo extra. Aunque parezca relativamente sencillo, lo cierto es que enseñar a Google Home o Alexa a reconocer tu voz, tus patrones de habla y tu acento es una verdadera hazaña de la inteligencia artificial que ha requerido mucho tiempo de desarrollo.

Muchas empresas en línea también utilizan chatbots para aliviar la carga de trabajo de los miembros del servicio de atención al cliente. Orientan a los consumidores con información sobre el estado de un pedido, un envío y una devolución, y los ponen en contacto con la empresa. 

Mapas y navegación

Los días en los que consultar aparatosos mapas en el coche o acabar metido en un atasco son cosa del pasado. Las aplicaciones de mapas como las desarrolladas por Google y Apple no solo ofrecen indicaciones, sino que proporcionan actualizaciones en tiempo real del tráfico, el transporte público, el estado de las carreteras y cualquier otra cosa relevante para conducir. 

Las aplicaciones de transporte de pasajeros como Lyft, Cabify y Uber también utilizan IA para conocer tu ubicación, emparejarte con un conductor cercano y decidir el precio en función del tiempo, la duración del viaje y la demanda de conductores. 

Banca 

¿Cuándo fue la última vez que fuiste en persona al banco a hacer una transferencia, consultar tus cuentas o cambiar tu dirección? Seguro que ni te acuerdas. Y eso se lo debemos a la digitalización de los servicios financieros y la inclusión de la IA, que han revolucionado el sector para facilitar enormemente la vida de los clientes. Desde una sencilla aplicación o un sitio web, ahora pueden gestionar su diseño de forma totalmente segura y privada. 

Los sistemas de inteligencia artificial para banca también se crean para detectar posibles fraudes mediante el análisis de los datos de los hábitos de gasto típicos del usuario y el envío de una alerta cuando algo no cuadra.

Recomendaciones 

¿Alguna vez has terminado una serie increíble en Netflix e, inmediatamente, te ha sugerido otra que sabes que te va a encantar? Los servicios de streaming utilizan herramientas de IA para sugerirte nuevos programas a partir del contenido que ves y las búsquedas que realizas.

Las tiendas online también te sugieren artículos que pueden ser de tu interés a través de recomendaciones por IA partiendo de tus compras y búsquedas previas. Por ejemplo, si compras el primer libro de una serie en Amazon, podrías recibir anuncios o sugerencias sobre el siguiente volumen de la saga y otros libros que se le parezcan. 

Reconocimiento facial 

El reconocimiento facial ha revolucionado completamente nuestros teléfonos: ahora podemos acceder a cualquier aplicación o desbloquear el dispositivo sin una contraseña ni la huella dactilar. Detectar que hay una cara y sus rasgos faciales específicos a través de IA (ahora, incluso llevando una máscara) es un método único y muy seguro de acceder a nuestra información personal.

Esta tecnología abarca mucho más que los teléfonos móviles: ahora, hasta los aeropuertos y las instituciones de alta seguridad utilizan el reconocimiento facial para validar la identidad de las personas de manera rápida y eficiente. 

Escritura 

¿Qué sería de nosotros sin el corrector ortográfico? Para los que crecieron en la era de los ordenadores, la revisión ortográfica tuvo un papel muy importante a la hora de destacar los errores y mostrarnos cómo escribir correctamente una palabra. Con el paso del tiempo, no obstante, las herramientas de IA han avanzado muchísimo y ahora predicen incluso lo que vamos a escribir a medida que lo hacemos, ofreciéndonos sugerencias basadas en bases de datos de habla humana. 

Los ingenieros e investigadores de IA trabajan con máquinas a las que enseñan reglas gramaticales y ortográficas como las que aprendemos en el colegio para equiparlas para ayudarte a escribir mejor. A la hora de ofrecer sugerencias, predicen lo que quieres decir mediante el análisis y la revisión de montones de datos. 

Coches autónomos 

Los coches que se conducen solos aún parecen cosa del futuro, pero ya se encuentran entre nosotros. Aún queda un largo camino por recorrer, pero empresas como Tesla utilizan la inteligencia artificial para conectarse con otros coches en la carretera, detectar tendencias y anticiparse y prevenir accidentes. A medida que esta tecnología evolucione y ofrezca alternativas cada vez más seguras para los conductores, la cantidad de vehículos autónomos en circulación se disparará. 

Estos son algunos de nuestros ejemplos preferidos de inteligencia artificial, que, además, están por todas partes. Sin embargo, existen muchos más y hay un número aún mayor por venir. Y ¿sabes lo mejor de todo? La inteligencia artificial es un nuevo campo que se está expandiendo tan rápido que ofrece unas posibilidades infinitas. 

Si te interesa profundizar en el ámbito de la inteligencia artificial, para de buscar: los bootcamps de Ironhack son justo lo que necesitas.

Artículos Relacionados

Recomendado para ti

¿Listo para unirte?

Más de 10.000 personas que han cambiado de profesión y emprendedores han iniciado su carrera en la industria tecnológica con los bootcamps de Ironhack. Comienza tu nuevo viaje profesional y únete a la revolución tecnológica.