Volver a todos los artículos

23 de junio de 2020 - 5

Front-end frente a back-end: ¿cuáles son las diferencias?

Hay más de una forma de ser desarrollador y muchos motivos para embarcarte en el ámbito del desarrollo.

Ironhack

Desarrollo Web

Todos los cursos

Desde quienes adoran el diseño gráfico y quieren lleva su pasión un paso más allá, dando rienda suelta a sus creaciones visuales en la interfaz de una página web, hasta a quienes les gusta husmear en la parte oculta de las bases de datos, API o explorar el funcionamiento interno de los servidores. En otras palabras, todo lo que no ven los usuarios. Hay una gran variedad de motivos por los que alguien puede querer convertirse en desarrollador web.

Así, en función de en lo qué prefieran trabajar, pueden especializarse en el front-end o el back-end. Aunque la tecnología evoluciona constantemente y la relación entre los dos términos cambia continuamente y es difícil de establecer, aún hay una diferencia significativa e inherente que los separa. 

Las habilidades necesarias para cada uno a menudo se solapan. Los lenguajes de programación generales y versátiles están siendo cada vez más populares en todas las áreas, pero los desarrolladores del front-end y el back-end utilizan conjuntos de habilidades opuestas y las aplican en formas diversas, buscando objetivos y prioridades radicalmente distintos. ¡La perspectiva lo es todo!

Desarrollo del front-end: la tecnología maquillada

Tal como sugiere su nombre, el desarrollo del front-end abarca la configuración y el diseño de todo lo que los navegantes de un sitio web ven al utilizar un sitio web o aplicación. Es el aspecto visual del trabajo lo que tiende a atraer a los desarrolladores con interés en el diseño gráfico. La tarea de estos desarrolladores es crear interfaces que los usuarios encuentren tan atractivas que puedan usarlas de forma intuitiva, convirtiendo la experiencia de usuario en algo mucho más gratificante.

Para ello, los desarrolladores utilizan tres tipos de herramientas, que son HTML, CSS y JavaScript. El último ha ido ganando más y más terreno tanto en el desarrollo del front-end como del back-end, desplazando otras tecnologías como JQuery, que se está quedando obsoleto. Incluso se han creado otros marcos de trabajo en JavaScript, como React y Angular, que facilitan el trabajo del desarrollador y pueden crear componentes que, más tarde, se replican en otras áreas de la plataforma que están construyendo.

El desarrollo del front-end a menudo se considera exclusivamente técnico, pero algunas áreas tienen un fuerte componente gráfico. Al igual que sucede con los especialistas de UX/UI, algunos desarrolladores de front-end son expertos en otras herramientas que no utilizan tradicionalmente los desarrolladores, como programas de edición de imágenes (por ejemplo, Photoshop) o plataformas como Figma o Sketch, que permiten crear prototipos, previsualizar la navegación a través de la plataforma y probar distintos conceptos antes de finalizar el desarrollo.

Aunque el diseño de UX y UI es un área bien definida que no debería confundirse con el desarrollo del front-end, ambas especialidades se solapan significativamente. El desarrollo de software engloba infinidad de campos y funciones. En lugar de tener que elegir una descripción de su cargo entre varias posibles, los desarrolladores tienen la libertad incomparable de construir su propio perfil y abrirse su propio camino profesional.

Como desarrollador del front-end, tu trabajo consiste en utilizar todas estas tecnologías y lenguajes para construir las imágenes y el diseño de una app o sitio web para generar un sentimiento determinado en los usuarios, de manera que encuentren la experiencia agradable y fluida, y quieran volver. No es una tarea fácil.

Desarrollo del back-end: construcción de la arquitectura

Los desarrolladores que eligen especializarse en el desarrollo del back-end suelen ser los que prefieren configurar bases de datos y trabajar en cómo optimizar las funciones de un sitio web, como el rendimiento del servidor (para que puedan gestionar la carga de trabajo de forma adecuada), o utilizan los recursos externos como API de terceros. En última instancia, estos desarrolladores lidian con todo lo que está oculto de la vista de los usuarios que visitan un sitio web o app, y proporcionan sus datos para registrarse o comprar en esa plataforma.

Los desarrolladores del back-end utilizan muchos lenguajes de programación distintos en su día a día, desde PHP hasta Ruby, Python, Java o incluso JavaScript. Su trabajo consiste en garantizar que los sitios web se ejecutan sin interrupciones y mejorar el tiempo de respuesta. Las responsabilidades e influencia de los desarrolladores del back-end han aumentado con la PALABRA Web3 y la transición de sitios web y apps sencillos y estáticos a sitios web dinámicos y complejos, que dependen de más recursos y requieren actualizaciones constantes. Ademá de esto, suelen dominar bien tanto las bases de datos relacionales, como MySQL u Oracle, como las no relacionales, como MongoDB.

Desarrollo integral: ¡lo mejor de los dos mundos!

¿No te decides entre el front-end y el back-end? No eres el primero ni el último. Si te gusta el diseño de la interfaz tanto como la gestión de datos, podrías decantarte por una carrera profesional en el desarrollo integral. Aunque sigue habiendo escepticismo hacia estos tipos de perfiles, porque se considera que es mejor especializarse y convertirse en un experto en uno u otro, la verdad es que las empresas invierten cada vez más en desarrolladores completos con conocimientos sólidos de varias áreas y capaces de aportar valor tanto a la interfaz que se mostrará en el navegador como en la infraestructura que hay detrás de la superficie.

Si tienes las habilidades y destrezas, además de la curiosidad desenfrenada de adquirir experiencia profesional tanto en el desarrollo del back-end como del front-end, puedes optar por inscribirte en el Web Development Bootcamp de Ironhack. Aprenderás tecnologías punteras utilizadas en el desarrollo del front-end, como HTML5, Canvas, JavaScript o React, y del back-end. Te familiarizarás con Node.js, aprenderás a configurar servidores con Express, o bases de datos con MongoDB. Todas estas habilidades cuentan con una gran demanda entre las empresas de tecnología y te darán un plus cuando accedas al mercado laboral y al mundo del desarrollo.

¿Cuál de ellos te acelera las pulsaciones? ¿El front-end o el back-end? ¿O quizá quieres tu propio pastel para comértelo? ¿Te está llamando el desarrollo en su forma más completa?

Artículos Relacionados

¿Listo para unirte?

Más de 10.000 personas que han cambiado de profesión y emprendedores han iniciado su carrera en la industria tecnológica con los bootcamps de Ironhack. Comienza tu nuevo viaje profesional y únete a la revolución tecnológica.