Conoce las becas por Talento Digital de Fundación ONCE - Más información
Volver a todos los artículos

18 de mayo de 2023 - 7 minutes

Consejos para superar el síndrome del impostor en tecnología

¿Te sientes fuera de lugar? El síndrome del impostor te está jugando una mala pasada.

Ironhack - Changing The Future of Tech Education

Carreras

Síndrome del impostor: seguro que has oído hablar de él y es probable que también lo hayas sufrido alguna vez. Por si acaso, te contamos brevemente lo que es: el síndrome del impostor es un cuadro psicológico caracterizado por la puesta en duda persistente de nuestras propias capacidades y logros acompañada del miedo a ser expuestos como un fracaso a pesar de nuestros éxitos evidentes.

Sencillamente, es la sensación de sentirse fuera de lugar porque creemos que nuestras habilidades son inferiores a las de los que nos rodean. Suele aparecer al principio de una nueva experiencia, como al empezar la universidad o el primer día en un nuevo trabajo, sobre todo, si se produce un salto, es decir, al pasar del instituto a la facultad o de unas prácticas profesionales a un puesto en plantilla.

¿Te suena? No nos extrañaría nada que te hubiera pasado alguna vez. De hecho, sería más bien al contrario. Antes de hablar sobre cómo superar el síndrome del impostor en el sector de la tecnología, vamos a contarte de dónde proviene, sus cinco tipos y cómo se manifiesta. 

¿De dónde proviene el síndrome del impostor? 

Cualquiera puede padecer el síndrome del impostor, pero algunos grupos son más propensos a sufrirlo una o más veces en la vida: 

  • Las personas criadas en familias donde existe una presión constante por tener éxito 

  • Las personas provenientes de familias que alternaban los cumplidos desmedidos con la crítica 

  • Las personas que suelen compararse con los demás 

  • Las personas que sienten presión social para alcanzar determinadas metas

Este término relativamente nuevo se puede aplicar a algunos grupos más que a otros. Al principio, el síndrome del impostor solía identificarse con mujeres de éxito, pero le sucede a todo el mundo, sobre todo, a las personas diferentes a sus colegas, como una mujer en un sector dominado por hombres o los estudiantes universitarios de primera generación. 

Aunque parezca un sentimiento puntual que mejora con el paso del tiempo, lo cierto es que los efectos del síndrome del impostor pueden afectar intensamente a tu vida profesional, personal y académica: 

  • Síndrome del impostor en el trabajo: las personas que lo sufren en su puesto de trabajo son menos propensas a pedir aumentos o ascensos y más a sufrir desgaste profesional (“estar quemado”) y elevados niveles de estrés. 

  • Síndrome del impostor en la vida personal: es común si te sientes indigno de tu pareja y tus amigos; también se da en el caso de padres que no se sienten preparados para serlo. 

  • Síndrome del impostor en la escuela: si un alumno se siente fuera de lugar en clase, es menos propenso a responder y hacer preguntas. 

Ahora que ya sabes de dónde proviene y a quién puede afectar el síndrome del impostor, veamos sus cinco tipos.

Los cinco tipos del síndrome del impostor

La inmensa mayoría de quienes sufren el síndrome del impostor puede dividirse en cinco grupos: el perfeccionista, el genio innato, el individualista fuerte, el experto y el superhéroe. 

El perfeccionista 

Uno de los indicadores clave del síndrome del impostor es el perfeccionismo. Los perfeccionistas se fijan unas metas muy altas y son muy duros consigo mismos si no cumplen un objetivo prácticamente en su totalidad. De este modo, sufren el síndrome del impostor y creen que no están a la altura o que no son lo suficientemente buenos.

El genio innato 

Pasa más de lo que crees entre personas acostumbradas a ser “los mejores de la clase” o sobresalir entre los demás. Cuando entran en la universidad, de repente, están rodeados de gente tan inteligente como ellos o incluso más y les cuesta asumir que puede haber alguien por encima.

El individualista fuerte 

Las personas que se han pasado la vida sacándose las castañas del fuego a sí mismas pueden sufrir el síndrome del impostor si no logran las cosas por sus propios medios; pedir ayuda es una parte fundamental de la vida, pero hay personas a las que les cuesta o les parece una debilidad.

El experto

A algunas personas solo les gusta involucrarse en situaciones que dominan, tras haberse preparado e investigado con antelación para asegurarse de alcanzar el mayor éxito posible. Por otra parte, cuando deben afrontar situaciones desconocidas, sufren con intensidad. 

El superhéroe

Las personas que se engloban en esta categoría intentan trabajar más que todos los demás para demostrar que están donde deben estar y no son unos impostores; sin embargo, cuando una parte de sus vidas flaquea ligeramente, sufren este síndrome fuertemente.

¿Cómo se manifiesta el síndrome del impostor? 

Seguro que ya te haces una idea de qué es el síndrome del impostor, pero veamos algunos signos reveladores de que te está afectando: 

  • ¿Crees que los demás piensan que eres más listo/capaz/apto de lo que realmente lo eres? 

  • ¿Crees que tu éxito se debe a la suerte o las decisiones de otras personas? 

  • ¿Sueles sentirte poco preparado para la misma tarea? 

  • ¿Evitas fijarte metas elevadas por miedo al fracaso? 

  • ¿Crees que no mereces reconocimiento? 

Si has respondido que sí a alguna de estas preguntas, es probable que hayas sufrido el síndrome del impostor en alguna de sus formas. Y, aunque su cura no es sencilla, hay algunos pasos para identificarlo y superarlo en el futuro. 

Síndrome del impostor en tecnología

Puede que el sector tecnológico sea la industria con el mayor número de casos del síndrome del impostor. La velocidad de innovación y cambio, que hace que parezca imposible estar al día, la naturaleza frenética y competitiva de la industria, el alto nivel de los empleados actuales y los estereotipos asociados con ellos son algunas de las causas. Tradicionalmente, los empleos e itinerarios tecnológicos estaban copados por fueras de serie y estudiantes sobresalientes, situación que también agrava este sentimiento. 

Pero tenemos un spoiler: estás donde tienes que estar y tu pasado no define tus futuros éxitos en el sector. De hecho, las empresas empiezan a favorecer a personas con distintos antecedentes y orígenes porque las habilidades técnicas son necesarias en absolutamente todos los sectores.

Al principio de tu carrera, el síndrome del impostor puede manifestarse con más fuerza al empezar a lidiar con compañeros inteligentes y preparados, además de nuevas tecnologías. Si reconoces que padeces el síndrome del impostor, podrás dar los pasos necesarios para superarlo y asegurarte de que no afecta a tu crecimiento personal y profesional.

Superar el síndrome del impostor

Evita compararte con los demás 

Las comparaciones son odiosas y un método infalible para terminar sintiéndote inferior o sufriendo el síndrome del impostor. Tanto en el mismo puesto como en la misma clase que alguien, las circunstancias y antecedentes de cada uno varían y contribuyen a convertirnos en quienes somos. Tus logros son solamente tuyos y no pueden compararse con los de los demás por mucho que se parezcan.

Evita el perfeccionismo 

Fracasar es una parte inevitable de nuestra vida y sucederá aunque te empeñes en evitarlo. Aunque cueste asumirlo, te ayudará a comprender que siempre suceden errores y que son algo totalmente normal. Tus errores no te definen. Al contrario, pueden ayudarte a crecer y mejorar. 

Anota tus logros

Todos nos hemos sentido fracasados alguna vez, pero la verdad es bien distinta: estamos donde estamos porque nos lo hemos ganado a pulso. Si te cuesta darte cuenta durante un bache, intenta anotar tus logros en un papel para recordarte todo lo que has conseguido. 

Habla con alguien

Si el sentimiento del impostor está afectando a tu rendimiento en el trabajo diario, puede que necesites hacer terapia. Un terapeuta puede ayudarte a trabajar el sentimiento de inseguridad y a sentirte mejor. Otra idea es hablar con tus compañeros. Es probable que tengan pensamientos parecidos y escuchar que la gente siente que no está a tu altura y admira tus logros o, sencillamente, que nuestros iguales nos validen, pueden contribuir a aumentar nuestra autoestima. 

Independiente de tus antecedentes y conocimientos, los bootcamps de Ironhack se han diseñado para que todos los estudiantes alcancen el éxito, se sumerjan en el mundo de la tecnología en igualdad de condiciones y encuentren su vocación. ¿Suena bien? Estamos deseando recibir tu solicitud.

Artículos Relacionados

Recomendado para ti

¿Listo para unirte?

Más de 10.000 personas que han cambiado de profesión y emprendedores han iniciado su carrera en la industria tecnológica con los bootcamps de Ironhack. Comienza tu nuevo viaje profesional y únete a la revolución tecnológica.